Asunto :   ADUNA : COMUNICADO Nº 22 - PRECISIONES FRENTE A LA NUEVA LEY UNIVERSITARIA Nº 30220
From :   ADU NA <aduna@lamolina.edu.pe>
Date :   Wed, 16 Jul 2014 13:18:31 -0500
Delivered-to :   buzon_profesores2@tarwi.lamolina.edu.pe

Imágenes integradas 1

Comunicado Nro. 22

 

 

         PRECISIONES FRENTE A LA NUEVA LEY UNIVERSITARIA 

Nº 30220


 

Respecto a la promulgación de la nueva Ley U. 30220, están surgiendo reacciones que podrían interpretarse, que quienes opinan, o no han leído la ley o revelan deficiente comprensión lectora. No se requiere ser jurista o abogado para reconocer puntos básicos, que ponen en cuestión la propia ley. Veamos:

 

1.      La Ley U, es una “ley orgánica”, porque regula el funcionamiento de un ente como es la Universidad, y como Ley Orgánica, “para su aprobación o modificación requiere de más de la mitad de los miembros legales del Congreso”, es decir 66 votos, y esto no se ha cumplido (Constitución, Art. 103). Punto flaco de la Ley.

 

2.      Según el mismo Art 103 de la Constitución, “La ley, desde su entrada en vigencia, no tiene fuerza ni efectos retroactivos…”. Por tanto, no podemos portarnos mas papistas que el Papa, ni mas moristas que Mora. Proceder de otro modo, significará llevar al colapso y entrampamiento institucional. En estos momentos eso está ocurriendo con asuntos inmediatos: Por ejemplo:

 

a)      El 26 de junio, el Consejo Universitario aprueba el Concurso Público para contrato de 22 plazas tanto de Jefes de Práctica como de Docentes Auxiliares (Clase C), en las distintas Facultades. Sale la convocatoria, y el Jueves 10 se informa que “se ha suspendido el concurso para adecuar a las nuevas exigencias de la Ley 30220”, muy a pesar que en reunión del miércoles del mismo CU, en representación de ADUNA, sostuvimos que la adecuación a la ley es un proceso, y como tal todo lo que está en curso, de antes de la promulgación de la ley, tiene que culminarse usando los dispositivos actuales, esto es Estatuto y Reglamento, hasta que no se elabore el nuevo Estatuto, porque la Universidad no puede paralizarse. El cambio de reglas en el camino, expone a procesos judiciales, de quienes ya presentaron sus documentos para evaluación, en la modalidad de “engaño a la fe pública” u otro. Además, ¿es posible conseguir concursantes con Maestría con sueldos ridículos que corresponden a los contratados?.

 

b)      En la misma lógica, el ascenso o categorización docente, es un proceso que se inicia con la aprobación del Departamento, continua con la aprobación del Consejo de Facultad, y culmina con la aprobación del CU. En cada caso existen resoluciones. Entonces, es falso que nuestros colegas que están en esta situación, tendrían que someterse a la nueva exigencia del doctorado para Principales, y Maestría  para Auxiliares y Asociados. Esto es legislación elemental. Hasta un estudiante de Derecho lo entiende. El proceso de evaluación tiene que continuar con la modalidad en que se inició. Las nuevas exigencias son para los nuevos concursos.

 

c)      Del mismo modo, en la conformación el Comité Electoral Transitorio, no rige la exclusión de los docentes mayores de 70 años, porque eso significaría aceptar tácitamente un atropello, ya que la estabilidad está garantizada, hasta que no sea estatuido y reglamentado. Proceder de otro modo significaría caer en uso de “despido intempestivo”, que quienes lo apliquen se exponen a un proceso judicial. Es más, la legislación es abundante en la protección del puesto de trabajo, el Pliego presupuestal remunerativo es anual, muy aparte del daño que causarían a la Universidad, para cubrir las plazas del dictado de clases, de manera intempestiva. En esta línea, estamos consultando a entendidos jurídicos para interponer acciones de amparo, que si las autoridades actuales quieren enfrentar, tendrán que hacerlo a un contingente numeroso de docentes.

 

d)     Si tanto apuro tienen algunas autoridades en extinción de mandato, en “aplicar la ley”, con la misma lógica, que primero apliquen el Art. 96 de la nueva ley que ordena que “las remuneraciones de los docentes universitarios se homologan con la de los magistrados judiciales”. Esto sería lo más coherente.

 

e)      Según declaración de la autoridad en CU, sobre las dudas existentes están remitiendo consulta escrita al Grl. Mora, lo cual ya resulta exagerado, por cuanto no es la persona indicada para decirnos qué debemos hacer en nuestra Universidad. Lo más sensato, sería consultar a un jurisconsulto entendido en legislación universitaria. Mientras tanto, mucho cuidado por aplicar lo inaplicable.

 

  1. Pedimos a nuestros colegas docentes asociados, a estar atentos y vigilantes. Hacemos un llamado a una Asamblea General el martes 22 del presente, primera citación 11:00 am y segunda citación 11:30 am, para analizar estos puntos que son cruciales en estas circunstancias que marcarán el rumbo de nuestra institución para los próximos tiempos, sobre todo, seleccionar el equipo más adecuado para la elaboración del Estatuto. Y en lo inmediato, evitar que bajo el pretexto de la “aplicación de la nueva Ley” se vulneren los derechos y fueros de la institución y los docentes. Para ello requerimos una amplia coordinación con los estudiantes, componente importante de nuestra Universidad.

 

  1. Asimismo, solicitamos el aporte de todos nuestros colegas, haciendo llegar a nuestro gremio, la ADUNA, ideas, planteamientos, sugerencias, que permitan enriquecer y vertebrar una propuesta institucionalista, frente a la nueva Ley, así como, aprovechar los espacios que señala la misma ley, como son los profesores investigadores, el reconocimiento a nuestra Universidad dentro del Plan de Fortalecimiento Institucional, elaborar un Plan de capacitación con obligación de la Universidad y el Estado para cumplir los requerimientos de grados avanzados, etc. En fin, tenemos mucho trabajo por delante.

 

  1. Expresamos el compromiso de informar de nuestra participación en el Congreso Regional de FERDU Costa Central (bases de FENDUP), realizado en la ciudad y Universidad de Huacho el fin de semana pasado (12-13 de julio), que por la extensión del presente, requiere un documento aparte.

 

  1. Ratificar el compromiso, de la ADUNA, en las actuales circunstancias, de bregar por el fortalecimiento de nuestro gremio, reforzar la unidad, y forjarlo como instrumento de defensa de nuestros derechos y de la institución.

 

 

La Molina, 16 de julio de 2014

 

Consejo Directivo